Friday, 16 March 2012

Intervencion del Ministro de Salud de Argentina a la CND, 16 de Marzo de 2012

Dr. Juan Manzur

Sra. Presidenta:

Le agradezco especialmente a Ud., y a los miembros de la Mesa de la Comisión, que me brinde la posibilidad de dirigirme al Plenario en esta ocasión.

Es un honor poder compartir con Uds. algunas ideas en el marco de la Comisión de Estupefacientes de la ONU, que consideramos que es el marco apropiado para el análisis, discusión y obtención de consensos sobre problemas que aquejan a todos nuestros países.

Las cuestiones del control de las drogas, de la lucha contra la delincuencia organizada, y en particular el combate al narcotráfico nos obligan a todos, en mayor o menor medida, a brindar respuestas de política sanitaria y política criminal. Y todos sabemos que nuestros esfuerzos serán vanos si no orquestamos una adecuada cooperación internacional.


Esta Comisión y la ONUDD nos brindan el marco conceptual, normativo y operativo para realizar y mejorar esta cooperación internacional tan necesaria, y por ello reiteramos una vez más nuestro compromiso y apoyo activo y responsable a las tareas que aquí se desarrollan.

Permítanme comentar brevemente algunos aspectos de la situación en la Argentina.

La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner adoptó una serie de acciones que se encuentran en ejecución y están enfocadas en la atención del adicto y en la reducción de la oferta y la demanda de drogas para evitar su consumo y uso indebido, en aplicación del principio de responsabilidad compartida.

La tarea de coordinación y cooperación interministerial, es central en este esfuerzo, que se potencia por el esquema federal del sistema argentino.

Lo mismo puede decirse de los mecanismos y esquemas de coordinación y cooperación ya existentes a nivel bilateral, subregional y regional.

También incorporamos a la sociedad civil y a las organizaciones no gubernamentales en nuestra política pública en materia de control de drogas.

Uno de los desafíos centrales es mitigar los efectos de una droga en particular: el paco, que impacta en los sectores sociales más vulnerables, y que lentamente está penetrando otras clases con mayor poder adquisitivo.

Sra. Presidenta,

No puede escapar que la Argentina, y Sudamérica en general, ha pasado también a transformarse en un país de consumo, por lo que el Estado a través de sus autoridades competentes se encuentra en una etapa de reingeniería de sus medios y mecanismos para combatir más eficazmente el problema desde esta perspectiva.

El gobierno se encuentra en la tarea de transformar el derecho jurisdiccional, esto es las decisiones judiciales, en derecho positivo.

Simultáneamente existe la convicción y decisión del firme combate contra toda la cadena de drogas ilegales, como la cocaína o las drogas sintéticas.

En el espacio sudamericano se coordinan y ahondan esfuerzos entre los organismos nacionales y regionales para mejorar la vigilancia sobre potenciales desvíos de precursores químicos, apuntando también a perfeccionar los datos sobre importación de productos de interés para el narcotráfico, interligando bases de datos, y avanzando con el contralor sobre potenciales compañías de fachada.

La Argentina cumple adecuadamente con todas sus obligaciones derivadas de los tratados que estructuran lo que solemos denominar el “régimen institucional/legal del control de las drogas y la lucha contra el narcotráfico”.

En este punto quizás deberíamos analizar si, tras las décadas transcurridas y a la luz de los resultados hasta el presente, no ha llegado el momento de comenzar un debate abierto sobre la coherencia y efecto útil de algunos de los preceptos contenidos en dichos tratados.

Sra. Presidenta,

Quiero finalmente destacar el tema vinculado al control de drogas y los derechos humanos.

En el año 2008 esta Comisión aprobó la Resolución 51/12, pionera en esta materia y en el año 2010 el Director Ejecutivo de la ONUDD presentó el Informe “Drug control, Crime Prevention and Criminal Justice: A Human Rights Perspective”, como CRP, Documento de Sala, solamente en inglés. Creo que en próximas sesiones deberíamos volver sobre este tema para analizar si ha habido avances en la aplicación concreta de los derechos humanos en materia de control de drogas, tanto por parte de los Estados como de la ONUDD en sus actividades.

Muchas gracias.

No comments:

Post a Comment