Thursday, 13 March 2014

Intervención de Carlos Romero en nombre de Bolivia


El gobierno del presidente Evo Morales ha puesto en vigencia la estrategia de lucha contra el narcotráfico y revalorización de la hoja de coca ligada al consumo tradicional y a las culturas originarias de Bolivia, con base al respeto de los derechos humanos y los derechos de la madre tierra.

Bolivia no ha dejado de lado su compromiso de responsabilidad compartida, especialmente con los países limítrofes: Brasil, Argentina...

Destacan la importancia de la lucha al narcotráfico y la creación de la Unidad Ejecutora de Lucha contra el Narcotráfico sin la injerencia de potencias extranjeras que vulneren nuestra soberanía, así como la creciente asignación de recursos a la lucha contra el narcotráfico.

Destaca el incremento de las incautaciones de cocaína, y de marihuana (que ha aumentado en los útlimos 3 años). Las incautaciones de pasta base- cocaína base también han aumentado, así como el aumento de las incautaciones en clorhidrato de coca.

La evolución de la incautación de la hoja de coca puede analizarse en tres periodos: 1. De 2000 a 2003, con incautaciones bajas. La incautación de hoja de coca ha ido en aumento.

Sin embargo, se ha reconocido el cultivo racionalizado de hoja de coca como un proceso de dialogo y concertación, como una fuente de ingreso y la mejora de las condiciones de vida de los campesinos.

La erradicación forzosa de hoja de coca en parques naturales y en areas donde no está permitida y la producción de cultivos controlados son procesos complementarios.

En la región andina, según los informes de la ONUDD y la JIFE el cultivo de hoja de coca disminuyó en la región en los últimos años.

Grandes desafíos: Industrialización de la hoja de coca y aplicación para usos médicos, así como su exportación, sin que ello menoscabe el compromiso de Bolivia en la lucha contra el narcotráfico.

No comments:

Post a Comment