Thursday, 12 March 2015

Hacia mejores mediciones y la mejora de la coherencia de todo el sistema: Los indicadores de política, el desarrollo y la salud pública


Evento paralelo organizado por el Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas, el Observatorio Global de Políticas de Drogas, Suiza

Martin Materia, Suiza. 

Los datos e indicadores disponibles no son los propicios para evaluar el impacto del control de drogas, ya que no muestran las consecuencias inesperadas, adversas y no intencionadas de las políticas. Si el propósito es entender cómo la política afecta al fenómeno de las drogas, las consecuencias no deseadas de las políticas deben ser consideradas y los indicadores deben ser definidos en esta luz. El objetivo de hoy es discutir como  podrían ser estos  indicadores.



Dave B. Taylor, Global Drug Policy Observatory

Todos estamos de acuerdo en que los números, las métricas e indicadores, están jugando un papel importante.

Debemos recordar que el sistema tiene 2 objetivos: suministro de drogas para fines científicos y médicos, y evitar el uso no médico de las mismas. Las métricas de época pre-ONU relacionadas sobre todo en las estadísticas de importación y exportación y las discusiones se centraron en la regulación de los mercados lícitos. Después de 1961, el foco paso a ser los mercados ilícitos. En este momento comenzaron las definiciones de leyes duras y suaves y los convenios adicionales. Este fue el lema para el evento en 1998 y la adopción de la declaración política. Pero han aparecido crecientes dudas sobre el sistema, la responsabilidad compartida y enfoque balanceado. A pesar de la falta de resultados, en 2009 adoptamos tres pilares para medir el progreso de las políticas.



Los pilares existentes  enfocados en la reducción de la demanda, la reducción de la oferta, y la cooperación internacional, limitan la forma en que la CND evalúa el desempeño del sistema. Estas métricas siguen dominadas por números sobre confiscaciones y detenciones, creando grandes tensiones sistémicas. Hay una creciente conciencia de que estos indicadores son insuficientes ya que conocemos más sobre la naturaleza y dinámicas de los mercados de drogas.

También han aumentado las discusiones sobre la necesidad de alejarse de los indicadores de proceso hacia los indicadores de impacto y ofrecer respuestas que tengan un impacto en la seguridad y el desarrollo socio-económico de nuestras comunidades, así como en el bienestar y la calidad de vida des las mismas, la salud y los derechos humanos. A nivel del sistema de control de drogas, el Informe Mundial sobre las Drogas y otros mecanismos nos indican que se están empezando a incorporar nuevas métricas.

También debemos de darnos cuenta de que este problema ha que ser visto en términos holísticos. Necesitamos indicadores complejos relacionados con la seguridad, el desarrollo y la salud, que deben ser utilizados para romper la lógica de los tres pilares. Estos otros indicadores complejos no están incluidos  en la Declaración políica y plan  de acción de 2009. Además, está la cuestión de los medicamentos esenciales - los tres pilares no evalúan adecuadamente este problema.

Alison Crocket, ONUSIDA



No voy hablar mucho de salud pública, ya que muchos oficiales de naciones unidas han estado hablando de estos temas (acceso a cannabis médico, reducción de dannos). Voy a hablar sobre cuales son las indicadores de medición necesarios. La salud no es solo salud física, sino también bienestar, un ambiente sano y la disponibilidad de servicios de salud sólidos. La manera en que la policía aplica la ley tiene también un impacto clave en como las personas que usan drogas acceden a los servicios de salud.  Debido a todo esto, las personas que están en comunidades vulnerables se encuentran en una situación de mucho mayor riesgo de acceso a VIH.

Los servicios de  reducción de danos han parte integral de los servicios de salud,  es necesario ofrecer un lugar a los que los usuarios de drogas puedan acudir sin miedo a ser arrestados sin un proceso legal debido. También han de tener acceso a naloxona y a OST. Actualmente, hay un sobreenfasis en la aplicación de sistema penal aleja a los usuarios de drogas del acceso a los servicios que necesitan. Hemos de abandonar la fuerte criminalización que sufren los usuarios de drogas, esto también es un enfoque costoefectivo en términos económicos.

Hay muchas formas en la que la policia trabaja en temas de salud (casos de suicidio, interdicción de sustancias..). Esto no es nuevo, pero es necesaria más implicación. No decimos que la policía se convierta en trabajadores de salud pero desde luego pueden cambiar su actitud. Muchas estadísticas nos muestran la eficacia de reducción de dannos, y también cuando los servicios de salud y de policía trabajan juntos para lograr objetivos comunes. En términos de coste eficacia, hay estudios que muestran que cuando policía, sociedad civil y servicios de salud trabajan de manera colaborativa, el derroche de recursos es muy mejor.

Mike Trace, IDPC

Según mi experiencia en el gobierno de UK, en los annos 90 teniamos mucho interes en hacer frente a algunos problemas en el país, tuvimos el apoyo del gobierno de Tony Blair. Publicamente anunciamos que llevaremos una estrategia de 10 annos. Nuestros objetivos eran los siguientes,
  1. Reducir la prevalencia y el uso de drogas 
  2. Reducir la disponibilidad de drogas entre joven
  3. Reducir el crimen  asociada a mercados de drogas 
  4. Reducir el HIV
  5. Mejorar el acceso a servicios de tratamiento de drogas 

Teníamos un indicador procesual, el tratamiento, y cuatro indicadores finales. Necesitabamos medidores sobre cual es la expansión de nuestro sistema de salud. Ahora tenemos una de las tasas de penetración de tratamiento mas altas de tratamiento del mundo, el 70%. También han seguido existiendo medidas y métricas tradicionales, como número de arrestos, de drogas incautadas y de hectáreas erradicadas, pero ya no son estas las únicas métricas.

Los gobiernos eran mucho más entusiastas en implementar los programas, pero menos entusiastas en llevar a cabo mediciones, criticas, y revisiones sobre lo que se había hecho. Algunos resultados de los programas fueron,
  • Las tasas de HiV han bajado, pero la tasa de Hepatitis todavía es alta
  • Las tasas de pequennos crímenes violentos también bajaron
  • En general, la prevalencia de uso ha caído un 25% en 15 annos. no logramos nuestro objetivo final que era mayor, pero fue una caída substancial de todos modos.
  • La disponibilidad de drogas entre jóvenes no ha caído, ahora es mas sencillo para los jóvenes tener acceso a las drogas, pero el uso ha caído.
Reduccir la demanda, reduccir la oferta e incrementar la cooperacion internacional son indicadores procesuales, no indicadores últimos. Tendemos a pensar en medidas muy simplistas, como ¨cuanta gente utiliza drogas¨ que no llevan necesariamente a mejores indicadores de salud. Tambien medimos ¨cuantas hectáreas hemos erradicado o incautado¨ y esto de nuevo no tiene una linea de conexión directa con la cantidad de drogas disponible. Nos hemos acostumbrado a una serie de indicadores que son incoherentes con el resto de los indicadores de la familia de la ONU. Necesitamos mayor coherencia en el sistema y alinear el trabajo que hacemos en Viena con el trabajo de otras agencias.

Preguntas

CELS . Cuales son las mejores estrategias para hacer progresar esto?

Dave Hay desconexión entre lo que sucede en Viena y en otras sedes de la ONU.  Estamos intentado lograr mayor interacción. Hay espacio para grupos de expertos, y para la inclusión de muchos otros otros actores (ONG, academia, ...) En Suiza, el cuarto pillar, es un buen ejemplo de progreso. Interacción ha de suceder a suceder a nivel nacional, pero también a nivel internacional y en las agencias.

No comments:

Post a Comment