Wednesday, 11 March 2015

UNGASS Segmento Especial Día 3 - Debate interactivo sobre temas transversales: Nuevos retos, amenazas y realidades en la prevención y el tratamiento del problema mundial de las drogas

ONUDD Introducción - Nuevos retos han surgido en los últimos años en relación con nuevas sustancias nocivas y rutas de narcotráfico. Los éxitos pueden ser reclamados en términos de reducción de los cultivos ilícitos y la mejora de los servicios de tratamiento. Pero, persisten los desafíos para garantizar el equilibrio adecuado en la reducción de la demanda y la oferta.


Algunos de los desafíos incluyen NPS. Los traficantes también continúan tratando de eludir la prohibición mediante la identificación de nuevas rutas y corrupción de fuerzas de seguridad. Oriente Medio y África Occidental han sufrido en la última década. En los últimos años, el narcotráfico ha provocado una nueva oleada de violencia en África Occidental, América Latina y Asia occidental, y los países están pagando un alto precio en términos de vidas perdidas.

Muchos países en desarrollo de Asia y África carecen de capacidad para recopilar y difundir la información más básica sobre el narcotráfico. El aumento de la cooperación internacional es clave para abordar esta cuestión. Un enfoque regional puede desempeñar un papel clave para asegurar el éxito en la lucha contra la trata. En los últimos años, la ONUDD ha promovido iniciativas regionales para hacer frente al problema de las drogas. Reconociendo la necesidad de abordar el problema a nivel interregional, la ONUDD ha facilitado los centros encargados de hacer cumplir la ley para fomentar la formación.

En el núcleo de la cooperación internacional, existe la necesidad de un intercambio eficaz de información, pero existen lagunas de conocimiento. Compartir datos y otra información es esencial para obtener una imagen precisa de la situación de las drogas. Este panel presenta una oportunidad para que los estados para mejorar la eficacia de nuestra cooperación internacional.

Grupo de Asia Pacifico (China) - Las autoridades de control de drogas de todo el mundo se enfrentan a una serie de desafíos, incluyendo el desvío de precursores químicos, la aparición de Internet como un mercado para las drogas. La mayoría de los precursores tienen usos legítimos. Las nuevas drogas aparecerán después de que ciertas drogas se pongan bajo control. En los últimos años, los laboratorios subterráneos de México han comenzado a producir metanfetamina con diferentes precursores, no regulados.

China ha trabajado para combatir los crecientes riesgos generados por el abuso de ketamina y el tráfico. Sólo poniendo la ketamina bajo control internacional podemos combatir adecuadamente su desvío y uso indebido. La aplicación de este enfoque ha de ser equilibrada, para garantizar los usos médicos.

El desequilibrio en el ámbito de control en diferentes países hace que sea posible para los traficantes involucrarse en el tráfico a gran escala de productos químicos en todo el mundo. No hay abuso de 4MMC en China gracias a los esfuerzos nacionales para el control de esta droga. En el plano internacional, es necesaria una gran cooperación. La reducción de la demanda sólo es posible cuando todos los países se adhieren a todas las leyes internacionales pertinentes y adoptar estrategias holísticas, que se refuerzan mutuamente.

EEG (Rusia) - El comercio ilegal de drogas tiene un valor de miles de millones de dólares. Si el tráfico de drogas no fuera tan lucrativo, nadie se involucraría en el. Los estudios muestran que los ingresos procedentes del tráfico de drogas, de la venta de drogas sintéticas y biológicas, son muy altos. Estamos viendo grandes flujos financieros que se convierten en la inversión. Estos centros financieros se encuentran en todo el mundo.

Al mismo tiempo, está el problema de nuevas sustancias psicoactivas emergentes. La investigación de la base financiera del narcotráfico requiere abordar muchas cuestiones diferentes; identificación de los flujos, centros financieros y en qué tipos de empresas se invierte el dinero negro. Estas son tareas difíciles, pero las podemos abordar.  Las monedas en línea facilitan el lavado de dinero y estos planes cubren todos los países. Enfrentamos el desafío revelar como los aspectos financieros del problema de las drogas tiene una dimensión verdaderamente internacional. El presidente de la Asamblea General instó a nosotros para tener un enfoque verdaderamente internacional para hacer frente al problema de las drogas. Tenemos que aunar esfuerzos y mejorar la cooperación. Por esta razón, Rusia ha presentado un proyecto de resolución para combatir mejor el aspecto financiero del narcotráfico.

GRULAC (Bolivia) - Algunas de las cosas que voy a decir se tocaron durante la apertura de la sesión. No queremos separar lo general de lo específico, abordando el tema de las drogas como si estuviera desconectado del orden económico internacional, o de los modelos económicos existentes aplicadas en todo el mundo. Los actuales modelos económicos se basan en la acumulación de riquezas mediante el saqueo, el desplazamiento y la muerte de miles de personas.  No queremos seguir una estrategia de drogas basada en la militarización; uno que sirve a los intereses geopolíticos de los que dicen representar a un mundo unipolar. El único propósito de esta estrategia es poner un precio a la vida humana. No queremos pasar por alto el hecho de que en la evaluación de los países en su lucha contra las drogas, no es al mismo tiempo la persecución abierta y flagrante de los que han tomado su propio enfoque.

¿Qué es lo que queremos, entonces? Lo que queremos es entender que nuestra posición sobre el problema mundial de las drogas no es una posición unica. No existe un modelo único para todos. Queremos romper el monopolio a la hora de certificar cuales son las sustancias nocivas que nuestros países tratan y abordan. Queremos participar en el debate que se basa en las características específicas de cada país y de sus tradiciones. Queremos debatir una estrategia diversa, que combine lo general y lo específico. En general, esto significa forjar un nuevo orden económico internacional. Uno no puede actuar sobre la base de un doble estándar, condenaba al narcotraficante y productor sin abordar las cuestiones que sustentan y dan lugar a este problema.

El tráfico de drogas es un ejemplo típico de un comercio capitalista, baja inversión y altos beneficios. Necesitamos un nuevo orden económico internacional en el que dejemos de hacer lo que hemos hecho hasta la fecha, una orden que distribuya la riqueza. Sólo entonces seremos capaces de hacer que los seres humanos seguros en el centro del problema, no el capital. Tenemos que centrarnos en las necesidades del ser humano.

Al trabajar con la UNASUR y CELAC seremos capaces de apoyar una estrategia de lucha contra la droga regional, una que conduzca a la creación de instituciones que permitan aprovechar los esfuerzos, y al mismo tiempo promoverá la cooperación con otros continentes. Esto le ayudará a hacer frente a la prevención y reforzar la prohibición como parte de nuestra lucha contra las drogas.

Queremos reiterar que los países desarrollados han de combatir el tráfico de drogas y blanqueo de capitales. Queremos que el ser humano este  en el centro de este problema, no el capital. La regionalización de nuestra estrategia de drogas debe tener en cuenta las diferentes posiciones. Tenemos que trabajar para proteger a la Madre Tierra y el lugar del ser humano en el centro. El problema de la droga no debe ser discutido como una experiencia aislada.  El próximo año será una oportunidad para discutir cada uno de estos problemas.

Intervención de la sociedad civil Lisa Sanchez.

Gracias, señor Presidente. Antes de empezar me gustaría dar las gracias al Grupo de Trabajo de la Sociedad Civil por invitarme a participar en este debate de hoy sobre la base de mi experiencia en la política de drogas. Sin embargo, las opiniones de la sociedad civil sobre este tema son amplias y diversas, mis declaraciones no deben ser tomadas como representante de la sociedad civil en su conjunto. Espero que mi participación abra la puerta a una discusión más amplia sobre estos temas en el futuro.

Reflexionando sobre esta sesión me gustaría centrarme en tres puntos durante mi presentación. En primer lugar, el estado de la actual política de drogas internacional en términos de la consecución de sus objetivos declarados en la Declaración de 2009 Política y el Plan de Acción. En segundo lugar, me gustaría describir brevemente experiencias prácticas y lecciones aprendidas en el movimiento de reforma para que podamos  promover un diálogo constructivo sobre nuevas alternativas; y, por último, me gustaría tomar un momento para hacer frente a lo que nosotros, las organizaciones de la sociedad civil trabajando en la promoción de políticas más eficaces y humanas, que son los retos más importantes en el período previo a la UNGASS 2016.

NUEVAS REALIDADES

El régimen internacional de control de drogas se ha construido sobre una posición absoluta que busca eliminar o reducir significativamente la disponibilidad y el uso de drogas con fines no médicos y no científicos. Desde su creación en 1961, la oferta y la reducción de la demanda han sido los principales componentes de las estrategias de control permiten a los Estados miembros para hacer frente a un fenómeno muy complejo que, a pesar de que se expresa de forma diferente en cada país, se espera que sea resuelto mediante un " un tamaño cabe a todos ".

Después de varias décadas de aplicación, los resultados obtenidos han sido confusos, e insuficientes. De acuerdo con datos proporcionados por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, mientras que el uso de drogas ilícitas parece haberse estabilizado en algunas regiones, continúa aumentando en muchos otros. Lo mismo ocurre con la reducción de la oferta, donde los esfuerzos para reducir los cultivos ilícitos han sido compensados ​​por un aumento en la producción de drogas sintéticas, entre ellas el aumento sustancial de la producción y el uso de nuevas sustancias psicoactivas no sujetas a fiscalización internacional.

Más allá de esto, la ONUDD también ha reconocido la existencia de una serie de "consecuencias negativas no deseadas" que menoscaban la eficacia del régimen internacional de control de drogas. Estas son: la creación de un mercado criminal, el traslado de la producción a nuevas áreas, el desvío de recursos públicos de la salud a la policía, el cambio hacia el uso de nuevos fármacos; y la estigmatización y la marginación de las personas que usan drogas. Pero existen otras consecuencias negativas a pesar de no ser adecuadamente reconocidas aún: ¿Qué hacer cuando los Estados no cumplen con sus obligaciones para respetar el derecho a la salud de las personas que usan drogas? ¿Cómo podemos reducir el dolor y eliminar las muertes evitables? ¿Qué pasa con la violación sistemática de los Derechos Humanos y la criminalización de los pobres en el nombre del control de drogas? ¿Cómo lidiar con la perpetuación de incentivos para unirse a la delincuencia organizada y fortalecer su poder económico? ¿Qué pasa con la violencia y el aumento del potencial corruptor de las organizaciones criminales socavan la democracia y la gobernabilidad? Estas son sólo algunas de las preguntas que todavía estamos a responder si aspiramos a ofrecer políticas equilibradas, exhaustivas, efectivas y más humanas.

Si la estrategia mundial y plan de acción de 2009 está destinada a eliminar la producción y la demanda de drogas ilícitas, ala reducción de la salud relacionados con las drogas y los daños sociales, y el lavado de dinero relacionado con las drogas, el 2015 la realidad demuestra que no hemos tenido éxito en hacerlo, y que una aún queda mucho por hacer. A medida que nos adentramos en la UNGASS, los Estados miembros, organizaciones de la sociedad civil, científicos y otras partes interesadas deben tener la oportunidad de tener un debate abierto sobre los fenómenos de drogas para centrarse, en cambio, sobre cómo el régimen de fiscalización internacional de drogas puede contribuir a la consecución de más amplios objetivos de la ONU, como la salud pública, la seguridad humana, el desarrollo social y económico y los derechos humanos.

NUEVOS ENFOQUES

Si bien es cierto que se ha dado el primer paso hacia un mejor régimen, en tránsito a un debate abierto y significativo sobre alternativas viables aún requiere un esfuerzo de desmitificación. La promoción de enfoques alternativos no significa abogar sólo por los mercados regulados legalmente. Alternativas también pueden ser, y han sido en el pasado, la aplicación de una amplia gama de diferentes respuestas políticas encaminadas a abordar los diferentes temas. Por otra parte, estas alternativas ya existen en la realidad y se han aplicado con éxito en muchas partes del mundo, demostrando que la reforma no sólo es deseable sino posible, y que sus consecuencias están lejos de ser catastrófico. En la actualidad, sabemos que:
  • Unos 30 países y jurisdicciones han despenalizado la posesión personal de algunos, o de todas las drogas ilegales, ya sea de jure o de facto;
  • Otros países han ido más allá de la despenalización y han experimentado con diferentes alternativas de modelos de regulación del mercado, incluyendo la prescripción de algunas drogas como la heroína y las anfetaminas para las personas con problemas de adicción;
  • Algunas jurisdicciones han dado una oportunidad a la regulación legal del cannabis, ya sea parcial o totalmente, el desarrollo de modelos diferenciados para responder mejor a las necesidades locales.
  • En otros lugares, como Nueva Zelanda, se ha discutido la posibilidad de desarrollar mecanismos de regulación para "nuevas sustancias psicoactivas".
  • Otros países como India y Turquía cuentan con sistemas reguladores fuertes para el cultivo de adormidera legal y la producción legal de opiáceos para la industria farmacéutica.
  • Naciones del hemisferio norte y el sur están revisando sus sistemas de justicia penal para garantizar la proporcionalidad de las penas por delitos de drogas y alternativas para delitos no violentos.
  • Por último, varias jurisdicciones de todo el mundo han adoptado intervenciones específicas de reducción de daños para las personas que usan drogas que, más allá de lor programas de agujas y jeringuillas y OST, están actualmente tratando de desarrollar servicios para los no inyectores.
En resumen, las políticas y las reformas alternativas son una práctica común en los países desarrollados y en desarrollo, y todas las experiencias disponibles nos pueden enseñar lecciones importantes sobre cómo modernizar el sistema mientras que proporciona respuestas menos punitivas y rígidos a los fenómenos de la droga. Ignorar esta realidad sería tanto contraproducente e irresponsable.

NUEVOS RETOS

Sabiendo que todavía hay margen de mejora, y que las políticas alternativas puede ser desarrollado y se han aplicado, lo siguiente que tenemos que reconocer es que nuestro mundo ya no comparte una visión monolítica en el tema de las drogas. Es precisamente la falta de aceptación de este hecho que hace que el nuevo desafío clave que nos enfrentamos: la supervivencia del sistema de fiscalización internacional de drogas.

Me gustaría mencionar algunas de las actuales tensiones que alimentan este reto:
  • En primer lugar, el hecho de que guardemos daños confusas uso de drogas con efectos nocivos sobre políticas de drogas. Esto sólo puede conducir a un análisis débil y opciones políticas pobres. Tenemos que separar éstos para el tránsito a un análisis completo de los impactos de la lucha contra las drogas en los pilares fundamentales de las Naciones Unidas: la salud, derechos humanos, seguridad y desarrollo.
  • En segundo lugar, hay frustraciones claras, entre la sociedad civil y los Estados miembros, con las fallas del sistema -tanto en sus propios términos y en términos de las consecuencias imprevistas negativas que provoca.
  • En tercer lugar, un problema clave es que, si bien se reconocen estas "consecuencias no deseadas" que no son monitoreados y evaluados sistemáticamente, y en su mayoría no cuentan en el informe mundial de las drogas, y rara vez en los debates de la Comisión de Estupefacientes. Es hora de contar los costos y para que las nuevas mediciones necesarias para informar el debate sobre las respuestas a todos los aspectos del problema.
  • En cuarto lugar, una cuestión clave para hacer frente a estos desafíos emergentes es que la infraestructura de control de drogas actual reprime activamente la innovación y la experimentación. Algunas opciones de políticas han sido históricamente desalentado - tales como la reducción de daños y la despenalización, mientras que otros están prohibidos de forma activa, en concreto la regulación. Esta es una posición fundamentalmente anti-ciencia; la ONU debe ser alentar y nutrir la experimentación, la innovación y el intercambio de información sobre los nuevos enfoques que pueden ser capaces de ofrecer de manera más efectiva en los objetivos comunes de los Estados miembros y los tratados como se había previsto originalmente la información: la salud y el bienestar de la humanidad ".
  • Por último, es vital que la UNGASS se consolide como un debate abierto y honesto, donde se discutan los problemas y limitaciones del actual marco internacional, junto con las posibilidades de un proceso de modernización que pueden adaptarse a las necesidades cambiantes de los Estados Miembros. Esto, por supuesto, sólo se puede hacer si incluimos efectivamente la sociedad civil y los grupos más afectados a la discusión ...

Colombia 

Los derechos humanos han perdido el papel crucial que deberían tener en la política de drogas, el consumo de drogas ha aumentado. En el 2012,  24 millones. Mas de 300 nuevas sustancias psicoactivas fueron identificadas en 2013. Nuestras cárceles están llenas de personas por delitos de drogas. Es necesario revisar objetivos, indicadores, estrategias y metas propuestas. Hemos de buscar nuevos tratamientos, enfoques de salud pública e implementación del desarrollo alternativo. Tenemos la autoridad moral para pedir revisión en materia de drogas, porque hemos logrado éxitos en la lucha a las drogas y lo hemos hecho a un costo muy alto. La riqueza de este panel es algo más que suficiente para que los derechos humanos sea tenidos como piedra angular en las discusiones de UNGASS 2016.

Venezuela Indicabamos que necesitabamos un enfoque mas humano, pero las convenciones internacionales de politicas de drogas siguen siendo vigentes, y ha ellas no se les puede responsabilizar de los fallos humanos.

Intevención de Martin Jelsma, TNI

Uno de los mayores nuevos desafíos que el mundo se enfrenta es la aceleración dinámica de cambios en las políticas de drogas y crecientes dudas sobre la eficacia del sistema de control de drogas actual.
Estos primeros días aquí en la Comisión de Estupefacientes han demostrado que un cambio de rumbo en la política de drogas está teniendo lugar: muchas delegaciones enfatizan más enfoque en la salud y el desarrollo, menos la penalización, más respeto por los derechos humanos y la proporcionalidad de las penas, un mejor acceso a los medicamentos esenciales, etcétera. La discusión es, desde la perspectiva del TNI, está moviéndose claramente en la dirección correcta, y afortunadamente los convenios permiten una gran flexibilidad para facilitar un proceso de humanización de la fiscalización de drogas tales.

Pero el reto que tenemos ante nosotros es más grande que esto. Poco más de un año fuera de la UNGASS 2016, negando la realidad de que el panorama de la política de drogas ha cambiado de manera fundamental y que las violaciones sistémicas también han comenzado a tener lugar ya no es una opción creíble. Especialmente con respecto a la hoja de coca y la regulación del cannabis, las tensiones han aumentado entre las reformas en curso y de los límites de latitud del marco de los tratados de control de drogas de la ONU. Un debate honesto y abierto acerca de las inconsistencias y el carácter obsoleto del régimen de los tratados no se puede evitar por mucho tiempo.

La presión proveniente de cambios en las políticas nacionales hará que el régimen de la ONU pronto tenga que mostrar la capacidad de evolución proporcionando más espacio para dar cabida a esos acontecimientos. De lo contrario, corremos el riesgo de que los tratados se vuelvan irrelevantes a medida que más países recurren a reinterpretaciones unilaterales desordenadas y conducen a la selección arbitraria de algunas disposiciones de tratados políticamente convenientes, simplemente ignorando el resto. Esto debilita el respeto al básico a los principios del derecho internacional.

Al mismo tiempo, es perfectamente comprensible, que muchos países se resistan a incluir la reforma del tratado  de drogas en la agenda. Bajo las condiciones políticas actuales, y teniendo en cuenta el punto muerto encontrado en las negociaciones consensuadas, el negociar enmiendas de los tratados o incluso un nuevo Convenio convertiría inevitablemente las negociaciones resultantes en una guerra de trincheras. Un enfoque más prometedor sería explorar opciones de reforma provisionales,  que requieren no necesariamente el consentimiento de todas las partes en el tratado.

Los Estados miembros no deberían hacer negar la existencia de dificultades emergentes con el status quo del régimen internacional de control de drogas y de imponer límites a las posibilidades de discusión permitido en la UNGASS. Tratar de limitar el objetivo de la UNGASS a fortalecer aún más la aplicación de la Declaración Política de 2009, sería perder una oportunidad importante. Declarando el sistema de tratados para ser una piedra angular sagrado para el futuro cuya integridad debe ser defendida a toda costa, es contraproducente. Un debate abierto es un debate abierto, y punto. Ya no es un debate abierto si ciertas ideas de mejora se declaran fuera de límite.

Quizás lecciones se pueden extraer de las dos sesiones especiales anteriores sobre drogas en 1990 y 1998. En ambos casos, los grupos consultivos especiales jugaron un papel útil, a pesar de sus mandatos restringidos y carácter exclusivamente gubernamental. Bien podría ser digno de la consideración de utilizar ese mecanismo nuevo para el 2016 UNGASS, con una composición más inclusiva y mandato más amplio, más aún teniendo en cuenta la gama de tensiones, grietas y brechas en la actualidad en el juego. El grupo consultivo de expertos debería abarcar cuestiones clave que surgen en los preparativos de la UNGASS, incluyendo la arquitectura de control de drogas de la ONU institucional; Todo el sistema de las Naciones Unidas la coherencia en la política de drogas; armonización de la fiscalización de drogas con los derechos humanos y los principios de desarrollo; incoherencias del régimen de tratados sobre los criterios y procedimientos de programación; asegurar la disponibilidad de medicamentos controlados para uso médico; y el aumento de las tensiones legales con las prácticas políticas en evolución, especialmente en lo que respecta a la regulación del cannabis. La tarea principal del grupo sería recomendar cómo lidiar mejor con estos temas polémicos y difíciles después de la UNGASS 2016, en preparación para la próxima revisión de alto nivel de la ONU en 2019.

Sin dejar de reconocer el papel especial y la experiencia de los organismos con sede en Viena, otra lección aprendida de sesiones especiales anteriores es la importancia de la participación activa de todos los organismos pertinentes de la ONU. Solicitar y que obliga a la participación de las agencias de la ONU que trabajan en los campos de la salud, el desarrollo social y económico, los derechos humanos y el mantenimiento de la paz que seguramente contribuirá a un enfoque más integral y equilibrado en la próxima UNGASS.

Por último, las sesiones especiales de la ONU son preciosas oportunidades-y costoso-políticos de la comunidad internacional para discutir los principales desafíos globales y ponerse de acuerdo sobre las respuestas políticas más eficaces para proteger el bienestar de la humanidad. Razón por la cual el Secretario General Ban Ki-moon, instó a los Estados Miembros a utilizar el 2016 UNGASS sobre drogas "para llevar a cabo un debate amplio y abierto que considera todas las opciones."

Intervención del Consorcio Internacional de Política de Drogas 

Buenas tardes, señoras y señores. Gracias, señor Presidente por darme el espacio en este debate general para hablar con los delegados de hoy, y la oficina de la Comisión de Estupefacientes y de la Secretaría para los arreglos en general mejoradas para la sociedad civil para contribuir a los debates en este CND - estamos aprecia en especial el decisión de ejecutar los talleres interactivos en los próximos días con la igualdad de acceso de todos los participantes para hacer intervenciones en el debate, y pido a los presidentes de esas sesiones para garantizar que los expertos de la sociedad civil se les da oportunidades adecuadas para hacer las intervenciones, para apoyar una rica y debate interactivo.

En los próximos días, habrá mucha discusión y negociación sobre los procedimientos para la UNGASS sobre drogas, y los temas que se pueden discutir. Y está claro que los Estados miembros están divididos sobre cuestiones clave - lo más fundamental, mientras que algunos estados miembros quieren utilizar la UNGASS como una oportunidad para reformar y modernizar el sistema de fiscalización internacional de drogas, algunos otros son igualmente decidido a garantizar que ninguna reforma significativa toma lugar.

IDPC es una red global de más de 130 ONG y redes profesionales que existe para promover un debate abierto y constructivo sobre cómo hacer que las políticas y programas de drogas humana y eficaz. En consecuencia, no es de extrañar, pues, que hemos solicitado reiteradamente que la UNGASS para ser un espacio de debate abierto y amplio sobre los logros del pasado (y fracasos), los retos actuales y opciones futuras. Y queremos que la UNGASS para producir algunos resultados reales que nos ayudan a todos a tratar con los diversificar y rápido movimiento desafíos que enfrentaremos en los próximos decenios. Nuestras estrategias tradicionales no han tenido un éxito notable en el pasado, y sin ajuste y modernización, tienen pocas posibilidades de tener éxito en el futuro.

Nos preocupa, por lo tanto, todo intento de limitar o reprimir este debate - por ejemplo mediante la restricción de las discusiones en el marco de los objetivos establecidos en la declaración política de 2009 (Véase evento paralelo Jueves para más detalles), o evitar cualquier discusión sobre actividades (ya aplicadas en muchos países) que puedan desafiar el actual marco de tratados.

Soy lo bastante viejo, y he estado viniendo aquí el tiempo suficiente, para recordar muchos ejemplos de la CND acalorados debates alrededor, y una fuerte resistencia a, los llamados "enfoques alternativos" que se han convertido en piezas establecidas y eficaces de las estrategias nacionales e internacionales de la droga:

  • Los países que redujeron o sanciones penales eliminado el consumo de drogas se les advirtió que sus índices de consumo de drogas aumentarían, sufrirían de masas "turismo de la droga", y sus acciones socavan la cooperación internacional. Esto nunca ocurrió, y 'despenalización' y 'despenalización' es ahora el trabajo eficaz en decenas de países, el ahorro de los gastos públicos importantes, y reconocida por la ONUDD y la JIFE como totalmente compatible con los convenios.
  • Los países que introdujeron el intercambio de agujas y acceso de umbral bajo para el tratamiento de sustitución, fueron durante décadas castigadas por ser demasiado tolerante con las conductas ilegales, y advirtió que sus políticas aumentarían el consumo de drogas y problemas de salud, y socavar el control efectivo de drogas basada en la tolerancia cero. Esto nunca ocurrió, y estas estrategias ahora son reconocidos por todos los analistas serios como elementos esenciales de las estrategias globales para la prevención de las infecciones relacionadas con el fármaco, tales como el VIH y la hepatitis.
  • Ahora vemos otros problemas nuevos fármacos emergentes - producción sintética generalizada de nuevas sustancias psicoactivas, sistemas de distribución basados ​​en la web, y un mercado de consumo cada vez más grande, lucrativo y diversa. En consecuencia, también vemos nuevos enfoques políticos que desafían los supuestos en nuestras estrategias tradicionales, y la flexibilidad (o "límites a la latitud ') de los propios convenios. Ha habido un reciente retirada y volver a la adhesión a los tratados, muchos países que operan salas de consumo (centros de salud en el que se facilita el uso de drogas ilícitas en un entorno seguro), varias iniciativas actuales para administrar los mercados reguladas por el estado de las sustancias sometidas a fiscalización internacional (y más seguro de seguir en los próximos años), y muchas de estas políticas y actividades han sido declarados no en el cumplimiento de los tratados de fiscalización de drogas. Por tanto, sería absurdo que el foro tratado mandato (esta CND), y el examen de nivel más alto de los últimos 18 años (la UNGASS), no fueron capaces de examinar en detalle las tensiones entre nuestros actuales acuerdos, y lo que está sucediendo en el suelo.

Y este es mi punto final - este foro, y en abril próximo la Asamblea General, deben demostrar a un mundo que observa que están liderando el debate global sobre la naturaleza cambiante del problema mundial de las drogas, y cómo los gobiernos y las administraciones locales pueden responder a ella. Por el momento, la conciencia pública y científica creciente de que las políticas represivas tradicionales no están logrando sus objetivos, y que las políticas alternativas se han aplicado con éxito en muchos lugares durante muchos años, y deben ser bien recibidas y evaluadas objetivamente.

Por lo tanto, acerquémonos a este proceso de UNGASS en un espíritu de investigación y la apertura, y recordando constantemente a nosotros mismos de que, cualesquiera que sean las presiones y sensibilidades dentro de estas habitaciones, el mundo exterior no quedarán impresionados si todo lo que logramos en el 2016 es un re-declaración de las declaraciones de consenso que alcanzaron con tanta dificultad en el 2009 y 2014.

Gracias por su atención.

No comments:

Post a Comment